A DIECISéIS AñOS DEL FALLECIMIENTO DE CHELO TANGORRA > NOV 29   

Desde su juventud, en la década del ‘30, Marcelino "Chelo" Tangorra, abrazó la causa de Hipólito Irigoyen, siendo sus maestros locales D. José A. Cabral, Juan Manuel Calvo, y Andrés Macaya.
Por Hugo Buzzo
Su vida fue una militancia constante en la Unión Cívica Radical, en defensa del sufragio, la libertad y la defensa de los derechos del pueblo argentino, enfrentó con decisión las circunstancias políticas de esa época. Su valor y su fuerza cívica le valió el respeto y la adhesión de sus correligionarios y de los vecinos que veían en él, un joven valiente que luchaba por sus ideales.
“Chelo” era persona que tenía la universidad de la calle y que sabía de cuchara y levantar paredes, pero que también se sentaba detrás de un escritorio para redactar un proyecto en su rol de concejal o funcionario, pensando siempre en el bien de sus vecinos, en el futuro de su ciudad y de su país.
Ya en la década del ’50, y participando en la Comisión Directiva partidaria, presidió por muchos años la Comisión de Asuntos Electorales, fueron tiempos difíciles, los radicales y los partidos opositores enfrentaban un gobierno autoritario que no respetaba el derecho al disenso y la libre expresión. Sin medios de comunicación que reflejaran la opinión de esos tiempos, “Chelo” tomo la posta, de la pintada en cordones y corralones y el reparto de gacetillas, con las consignas radicales en defensa de los dirigentes y militantes presos.
Cumplió funciones en el gobierno municipal de D. José Emilio Lunghi, como inspector general, pero también dedicó su tiempo a los barrios que proyectaba el gobierno radical de la provincia, fue el “alma mater” del Barrio Atepam y de otros barrios también.
Cuando llegué de vuelta a Tandil, en aquel año 67, me encontré la querida casa Radical, cerrada y sin actividad política, como consecuencia del golpe de Ongania. Frente a ello “Chelo” ofreció la suya y entre cuadros de Yrigoyen, Balbín y Gardel, se llevaron a cabo reuniones partidarias y pudimos continuar con nuestra labor.
Ese fue “Chelo”, el de la preocupación permanente por su vecino, por ello a 16 años de fallecimiento, quienes fueron sus amigos y correligionarios, quienes compartimos ideales, a pesar de nuestra diferencia de edad, lo evocamos con el cariño de siempre y levantamos su nombre como ejemplo de militancia, de humildad y de trabajo para los tiempos que vienen, con una juventud, que debe tomar los ejemplos de aquellos que todo lo dieron y no pidieron nunca nada, pensando en un país mejor.
VOLVER   
INTENDENTE MIGUEL LUNGHI
JUVENTUD RADICAL COMITE NACIONAL
JUVENTUD RADICAL PROVINCIA DE BUENOS AIRES
MESA NACIONAL FRANJA MORADA
MUNICIPIO DE TANDIL
UCR COMITE NACIONAL